Vienen los robots, ¿cómo diferenciarte?

Alguna vez tomaste decisiones por intuición o por empatía, guiándote por ese llamado que viene desde el estómago diciendo “algo no está bien” o “arriésgate”. Por más data que almacenen los robots, no podrán desarrollar las habilidades emocionales. Estas capacidades son las que diferencian a los humanos de las máquinas, y serán las que demandarán las empresas en el corto plazo con mayor incidencia. ¿Estás preparado para ello?

Recuerda, que nada puede igualar a la empatía, la intuición y el criterio que desarrolla el ser humano a través de sus experiencias de logros y caídas.

1. Respeta tu biología.

Tienes 2 orejas y 1 boca, entonces escucha más y habla menos. La capacidad de escucha es importante para liderar, delegar y comprender la comunicación no verbal de nuestros compañeros. De esta forma, puedes realizar las preguntas adecuadas, interpretar gestos, y tomar decisiones efectivas y adecuadas. 

2. Sé fiel a tu palabra.

El ser comprometido es algo que un robot todavía no puede gestionar o conseguir. Ello incluye la capacidad de asumir responsabilidades cuando algo está fallando o redoblar esfuerzos cuando es necesario. Asimismo, el rendir honor a nuestra palabra es algo directamente ligado a nuestra ética. Tener claros nuestros valores nos permite “pintar la cancha” y determinar qué no es negociable, por más que intenten reprogramarnos. Es no negociable… punto.

3. Manejar las diferencias.

No se trata solo de saber gestionarlas, sino de ser capaz de “subir al palco” para evitarlas. Probablemente esa es la habilidad blanda más valorada. Consiste en negociar, poseer habilidades de comunicación y empatía. Asimismo, implica tener la conciencia social necesaria para detectar las emociones del equipo, y comprender lo que está sucediendo o podría suceder.

4. Liderazgo

Un líder debe basar su labor en 3 ejes principales: mo- vilizar las motivaciones de las personas, potenciar las fortalezas del equipo y cumplir los resultados. Las dos primeras están fuera al día de hoy del ámbito de ac- ción de los robots, porque implican empatizar con las expectativas del sistema del cual es responsable el lí- der. Agradezcamos que los robots todavía no pueden sensibilizarse con nuestros problemas.

PAUTA ACTIVA

1. ¿Reconoces tus emociones en situaciones adversas?

2. Una vez reconocidas, ¿Cómo las gestionas para no causar estrés en el sistema del que formas parte ? 

PD. El capítulo completo donde abordo la importancia de Inteligencia Emocional para diferenciarte de los bots estará disponible en mi libro que sera lanzado el 26 de setiembre en Lima, Perú y disponible para todo América Latina.

Un fuerte abrazo

Alfredo

Comenta el Post:

 

Post Relacionados

18

May
Liderazgo y Gestión de Talento, Empleabilidad

Productividad en teletrabajo: El poder de los hábitos en los equipos

El teletrabajo ha llegado para quedarse, algunas empresas ya dieron carta libre para que los trabajadores decidan si regresan a las oficinas, otras están encontrando la formula efectiva para crear un modelo híbrido. Después de casi 15 meses es momentos de hacer una pausa activa, quitarnos los guantes y evaluar si estamos ganando.

¿Hemos logrado poner el tiempo a nuestro favor?
¿Nuestros equipos gestionan de forma efectiva sus prioridades?
¿Los líderes saben como trasladar el sentido de urgencia a los liderados?
¿Los trabajadores aprendieron a gestionar sus estaciones de energía durante el día?

Hoy, mayo del 2021 los equipos en varias organizaciones continúan agotados, y necesitan estrategias para sentir que están avanzando.

03

May
Empleabilidad, Liderazgo y Gestión de Talento

4 no negociables para no estancarte en tu trabajo

Los profesionales “mueren en vida” en su trabajo cuando se quedan en la rutina, en un trabajo que no disfrutan; cuando las funciones no conversan con su potencial; cuando el lunes inician el teletrabajo pero están pensando en el viernes por la noche; cuando viven más de 40 horas a la semana un sueño que no es suyo. De este modo, las personas “mueren en vida”. ¿Y sabes por qué? Por miedo a tomar el riesgo, por decidir a partir de temores con una visión de corto plazo, por buscar el resultado inmediato.